Los pedidos realizados durante el mes de agosto se entregarán a partir del 1 de septiembre.

Instrumentos musicales para niños

Descubre en nuestra tienda online un variado conjunto de instrumentos musicales, perfectos para despertar la curiosidad musical y entrenar los sentidos del ritmo y del oído.

Nuestros instrumentos están especialmente pensados para la clase de música, permitiendo trabajar con los niños desde la primera infancia. Por eso, todos tienen sonidos alegres y divertidos, adecuados para que aprendan a tocar sus primeras notas y puedan adentrase en el mundo de la música.

A todos los niños les encanta jugar a crear música, por lo que son un regalo ideal que les puede ayudar a desarrollar esta faceta tan importante de su personalidad.

Amplia gama de instrumentos musicales

Encuentra las mejores flautas, maracas, castañuelas, cascabeles, sonajas, panderetas, tambores, triángulos, crótalos, cajas chinas, palos de lluvia, xilófonos, metalófonos...

Todos ellos son aptos para el uso escolar: gracias a que están fabricados con materiales resistentes y duraderos, y a que tienen formas y tamaños especialmente pensados para las manos de los pequeños, permitiéndoles un agarre sólido.

Gracias a esto, los niños aprenderán de forma amena los primeros conceptos musicales: los sonidos y los silencios, el ritmo, las notas, las escalas... adquiriendo una buena formación básica musical.

Los beneficios de la música en los niños

El aprendizaje musical tiene muchos beneficios para los niños y el primero de ellos es aportarles seguridad emocional, ayudándoles a mejorar sus dotes de convivencia y socialización. Se podría decir que ayuda a armonizar sus dotes de comunicación. Además, al abrir el oído puede ayudar en el aprendizaje de otros idiomas, ayudándoles a identificar sonidos de otras lenguas que nosotros no pronunciamos.

Por otra parte, es evidente que el aprendizaje musical fomenta la motricidad fina de una forma muy entretenida, ya que a estas edades les encanta todo lo que tiene que ver con la música. A esto se le añade el sentido del ritmo y, al tener mucho que ver con las matemáticas, facilita el aprendizaje y comprensión de todo tipo de problemas matemáticos.

Por último, la música es perfecta para ayudar a los niños a concentrarse y ser disciplinados; y, como se lo toman como un juego, adquirirán estos hábitos tan beneficiosos casi sin darse cuenta.