Pinturas Alpino, las preferidas de los niños

Los orígenes de Alpino son de lo más curioso. Cuando empezaron no fabricaban lápices de colores ni ningún otro material para el colegio sino... ¡juguetes de madera! Fue en el año 1933 cuando, buscando una forma de aprovechar los trozos de madera sobrantes, se les ocurrió hacer lápices de colores.

Al principio sólo se trataba de experimentos caseros pero en 1942 el negocio de los lápices escolares comenzó a despuntar y así acabaron convirtiéndose en la empresa que todos conocemos hoy: uno de los mayores fabricantes de material escolar.

De esta forma tan peculiar surgieron los lápices de colores Alpino, que tanta fama han dado a la marca por su calidad y su resistencia. Y no sólo los lápices, sino también rotuladores, pinturas y toda clase de productos para hacer manualidades.

Lápices de colores y rotuladores Alpino

Aunque el producto estrella de Alpino son sus lápices de colores, nunca han dejado de innovar y, así, su catálogo de materiales escolares de papelería y manualidades sigue ampliándose año tras año.

Uno de los productos que mejor acogida ha tenido en los hogares, colegios y demás centros educativos son sus rotuladores de colores. Hay una gran variedad de rotuladores Alpino (gruesos, finos, para estampar...) y su relación calidad-precio es de las mejores del mercado.

También tienen muy buena aceptación sus productos de maquillaje y manualidades, especialmente la pasta de modelar Alpino Modelling Foam. Además, si buscas materiales de manualidades para regalar, tienen una presentación muy cuidada y alegre.

Productos innovadores de gran calidad

Las pinturas Alpino siempre se han caracterizado por su calidad pero también por su innovación. Basándose en la gran experiencia que han acumulado a lo largo de los años, en Alpino no han dejado de buscar la forma de ofrecer a los niños los mejores materiales para dibujar y pintar.

Al estar pensados para los niños, los productos Alpino cumplen todas las normas de seguridad europeas, especialmente aquellas que se refieren a la inocuidad de los materiales empleados. Para lograrlo, en Alpino cuidan todos y cada uno de los pasos del proceso de fabricación y realizan constantes controles de calidad en su laboratorio.

Además, Alpino apuesta muy fuertemente por el cuidado del medio ambiente y la integración, minimizando la emisión de residuos y colaborando con diferentes programas de desarrollo para los niños. Por eso, en Noé didácticos nos alegramos de poder contar con sus productos.